Ministerios Antes del Fin

¡Era hora de que la Iglesia de Jesucristo proporcionara respuestas!

¿Confundido por las profecías? 
Ver... 
¡Panorama profético!
La Verdad os hará libres

  • Masturbación

  • Campo misionero de ADF

  • Sexo Oral

  • Libro de Enoc

  • Preguntas y Respuestas

  • Datos Bíblicos

  • Música MP3 para bajar

  • Nuestro Director

  • ¿Por qué no mata Dios a Satanás?

  • Sexo durante la Menstruación

  • Preguntas frecuentes

  • Galería Fotográfica

  • Donaciones

  • El Diezmo

  • ¿Libros?

  • Defienda su fe

  • Matrimonio y Pornografía

  • Testimonios

  • ¿Desea ser salvo?

  • ¿Quién creó a Dios?

  • Biblias en Españól

  • La Biblia Responde

  • Sexualidad

  • La Biblia En línea

  • Todo sobre el Rapto

  • Misterios Revelados

  • Encuestas semanales

  • Misteriosos Dinosaurios

  • Virgen María

  • Todo sobre los ángeles

  • Adulterio
  • Pastor Ureña, ¿A qué se refieren los católicos con que el pan y el vino se transforman literalmente en el cuerpo y la sangre de Jesús durante la Santa Cena?
    Autor: Dawlin A. Ureña PhD.
    (El Doctor Ureña es Pastor, y miembro de la Asociación Científica
    CRS - Creation Research Society)

    Los católicos tienen una concepción muy diferente a la enseñanza protestante sobre la eucaristía (Santa Cena).

    ¿Qué enseña el catolicismo sobre la eucaristía, conforme lo enunciando en el Concilio de Trento (1534-1545):

    "Porque Cristo, nuestro Redentor, dijo que lo que ofrecía bajo la especie de pan era verdaderamente su Cuerpo, se ha mantenido siempre en la Iglesia esta convicción, que declara de nuevo el Santo Concilio: por la consagración del pan y del vino se opera el cambio de toda la substancia del pan en la substancia del Cuerpo de Cristo nuestro Señor y de toda la substancia del vino en la substancia de su Sangre; la Iglesia católica ha llamado justa y apropiadamente a este cambio transubstanciación" (Catecismo p. 393, #1376).

    O sea que para los católicos, el pan y el vino durante la Cena del Señor se transforman literalmente en el cuerpo y la sangre de Jesús, pero analicemos dicha enseñanza a la luz de las Escrituras y de los escritos de los llamados "Padres de la Iglesia" para determinar si es correcta esta interpretación:

    ¿Es la eucaristía o la Santa Cena "Un sacrificio continuo por el pecado"?

    El catolicismo afirma que "la Eucaristía es el sacrificio mismo del Cuerpo y de la Sangre del Señor Jesús, que Él instituyó para perpetuar en los siglos, hasta su segunda venida, el sacrificio de la Cruz, confiando así a la Iglesia el memorial de su Muerte y Resurrección." (Catecismo #1322-1323-1409).      

    Como hemos visto, la Iglesia Católica enseña que durante la eucaristía se realiza "un sacrificio de expiación... de los pecados y el castigo por los pecados… " (Ludwig Ott, Fundamentos del Dogma Católico, pp. 412-413), pero…

    ¿Qué dice la Biblia?

    "Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios" (Hebreos 10:12)

    "Y no para ofrecerse muchas veces, como entra el sumo sacerdote en el Lugar Santísimo cada año con sangre ajena. De otra manera le hubiera sido necesario padecer muchas veces desde el principio del mundo; pero ahora, en la consumación de los siglos, se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado. Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio, así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá."
    (Hebreos 9:25-28)

    "Porque tal sumo sacerdote nos convenía: santo, inocente, sin mancha, apartado de los pecadores, y hecho más sublime que los cielos; que no tiene necesidad cada día, como aquellos sumos sacerdotes, de ofrecer primero sacrificio por sus propios pecados, y luego por los del pueblo; porque esto lo hizo una vez para siempre, ofreciéndose a sí mismo"
    (Hebreos 7:26-27).

    ¡Es indudable! Hay una abismal contradicción entre el catecismo católico y las Escrituras.

    Las doctrinas formuladas en concilios siempre debieran sujetarse a la autoridad de la Biblia, pero al parecer, y como hemos visto en docenas de otras instancias, es poco lo que le importa el Papa, al Vaticano y al católico regular lo que diga Dios en su Palabra.

    ¿Son el pan y el vino literalmente el cuerpo y la sangre de Jesús?

    El catolicismo asegura que el pan y el vino se transforman en el cuerpo y sangre literales de Cristo, proceso que llaman "transubstanciación". Para hacer dicha afirmación, hacen uso de algunos versículos bíblicos que vale la pena examinar.

    "Porque el pan de Dios es aquel que descendió del cielo y da vida al mundo. Le dijeron: Señor, danos siempre este pan. Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás". (Juan 6:33-35)

    Dichas palabras dichas por Jesús no deberían tomarse literalmente, primeramente porque pertenecen a una colección de "dichos" de Jesús contenidos en el Evangelio de Juan, caracterizados por iniciar con la frase "Yo soy". Por ejemplo, Jesús afirmó ser "la luz" (Juan 8:12), "la puerta" (Juan 10:9) y "la vid" (Juan 15:5). Así que si tomáramos literalmente que Jesús es el "pan de vida", también tendríamos que intentar "abrirlo", por ser una puerta, "encenderlo" y "apagarlo", por ser luz, etc. ¡Eso es una locura!

    La verdad es que cuando analizamos el contexto, resulta obvio que Jesús no hablaba literalmente, debido a que afirmó que quien viene a Él "nunca tendrá hambre" ni "tendrá sed jamás".

    Una vez conocemos a Jesús y participamos de la Cena del Señor, ¿Ya no tenemos hambre o sed jamás?

    Los mismos católicos, en otros contextos, saben bien que dichas declaraciones de Jesús son espirituales, simbólicas... no literales.

    Pero además, cuando Cristo pronunció esas palabras en Juan 6, la Santa Cena ni siquiera se había instituido, por lo que aplicárselas a la Santa Cena resulta una interpretación totalmente arbitraria, medalaganaria y malversadora… con el fin exclusivo de ajustar unas antiguas religiones y unos ritos de otras religiones a la religión adoptada e impuesta sobre todos los súbditos del Imperio Romano.

    "Si no coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo le resucitare en el día postrero"
    (Juan 6:53, 54)

    De nuevo, vemos que las palabras dichas aquí no se pueden llevar a esos niveles de literalidad. Fíjese que aquí Jesús se refiere al acto de asimilar la Palabra de Dios en nuestras vidas, como lo explica claramente unos versículos más adelante, por ejemplo, en (Juan 6:63).

    Así que como la Cena del Señor aún no se había instituido cuando Jesús dijo estas palabras, resulta arbitrario aplicarlas literalmente a la eucaristía.

    Pero la manipulación católica no termina ahí: Veamos ahora el contexto en que Jesús enseñó el texto que ahora nos atañe:

    "Y después de dar gracias lo partió, diciendo: "Esto es mi cuerpo, que es entregado por ustedes; hagan esto en memoria mía." De la misma manera, tomando la copa después de haber cenado, dijo: "Esta es la Nueva Alianza en mi sangre. Siempre que beban de ella, háganlo en memoria mía"
    1 Corintios 11:24-25

    Las palabras dichas por Jesús durante la última cena tienden a tomarse literalmente por el catolicismo moderno y su argumento es que si Cristo dijo que el pan y el vino son su cuerpo y su sangre, Él no pudo estar mintiendo. Aunque esta afirmación católica parezca pía, es falaz.

    Ya que Jesús mismo estaba frente a sus apóstoles pronunciando dichas palabras, es obvia que las expresiones "esto es mi cuerpo" y "esto es mi sangre" fueron entendidas simbólicamente. ¿O piensa usted que los discípulos pensaban que al morder el pan estaban dándole mordidas al cuerpo literal de Jesús - o que al beber el vino le estaban desangrando? ¡Por favor!

    Pero también piense en esto: El hecho de que Jesús aclaró que la santa cena se hace "en memoria" de Él, eliminaba toda posibilidad de que los discípulos no entendieran bien la enseñanza de Jesús. ¡Con razón el que no es salvo no tiene al Espíritu Santo para que le revele "toda la verdad"!

    Los escritos de los denominados "Padres de la Iglesia"

    Si es cierto que la ICAR tiene razón en la transubstanciación, ¿Qué enseñaron los primeros cristianos? ¿Qué creían los "Padres de la Iglesia" durante los primeros siglos?

    Tertuliano, en el 207 d.C declara: "Cristo, habiendo tomado el pan y habiéndolo distribuido a sus discípulos, dijo: Éste es mi cuerpo, a saber, la figura de mi cuerpo". (Contra Marción. 4:40).

    Teodoreto dice: "Después de la consagración, el símbolo místico no cambia su propia naturaleza, pues permanece en su primitiva sustancia, figura y forma". (Dialogo con Eutiques)

    La Didake, redactada a principios del siglo II, nos dice: "En cuanto a la acción de gracias eucarística, dad gracias de esta manera. Primero, por lo que se refiere a la copa: Te damos gracias, Padre nuestro, por la santa vid de tu hijo David, la cual nos has dado a conocer por medio de tu Hijo Jesús; tuya es la gloria para siempre jamás. Luego, por lo que respecta al pan partido: Te damos gracias, Padre nuestro, por la vida y conocimiento que Tú nos has dado a conocer por medio de tu Hijo Jesús; tuya es la gloria para siempre jamás." (Didake 9:1-3)

    Note que no existe en la Didake la más mínima alusión a algún carácter sacrificial de la muerte de Cristo. De hecho, ni siquiera se mencionan las palabras "cuerpo" o "sangre".

    Eusebio de Cesárea, primer historiador de la Iglesia Cristiana, dijo hacia el siglo VI d. C.: "Hemos sido enseñados a celebrar sobre la mesa, de conformidad con la Ley del Nuevo Testamento, con los símbolos del cuerpo y la sangre de Cristo, la memoria de aquel sacrificio". (Dimostr. 1:1)

    San Crisóstomo dice: "El pan después de la consagración es digno de ser llamado el cuerpo de Cristo, aun cuando la naturaleza del pan permanece igual". (Epístola ad Cesarium)

    Así que como hemos DEMOSTRADO, los cristianos de los primeros tres siglos de la era cristiana jamás creyeron en la doctrina de la transubstanciación, que en realidad fue formulada mucho más tarde, así como la supuesta ascensión de María, la infalibilidad del Papa y otras herejías enseñadas por la ICAR.

    La transubstanciación no aparece en la Biblia ni fue asumida como "creencia" o "dogma" por los primeros cristianos. La transubstanciación está en total oposición a las enseñanzas de la Biblia, como casi todo lo demás que enseña la ICAR.

    Pastor Dawlin A. Ureña

    Artículos Relacionados:

  • La doctrina católica de la "virginidad perpetua" de María. Primera Parte
  • La María católica, ¿Madre de Dios?
  • ¿Puede un hombre perdonar pecados?
  • Reclamos de la Iglesia Católica
  • ¿Puede un católico ser salvo?
  • ¿Fue Pedro el primer Papa?

    Regrese al Índice de Preguntas y Respuestas

    ¿QUIERE BUSCAR UN ARTÍCULO, SERMÓN O VIDEO POR TEMA?
    (Gracia, Salvación, Pornografía, Pecado, Dinosaurios, Masturbación, Nephillim, Perdón, Harlem Shake, MP3, etc.)
    HÁGALO AQUÍ...

    Sólo sitios recomendados por ADF

    Comentarios de los usuarios de ADF manejados por Disqus

  • Página Principal | En qué creemos | ¿Deseas ser salvo? | Galería | Defienda su Fe | Es el Islam una religión de paz?
    | Cuándo sucederá el Rapto de la Iglesia? | Testimonios |
    Niños | Visite la Web de nuestra Iglesia | Enlaces