Ministerios Antes del Fin



¡Era hora de que la Iglesia de Jesucristo proporcionara respuestas!

Coloque acentos

¿Confundido por las profecías? 
Ver... 
¡Panorama profético!
La Verdad os hará libres

  • Material para la Familia

  • Campo misionero de ADF

  • Material para Niños

  • Creacionismo Científico

  • Preguntas y Respuestas

  • Diccionario Profético

  • Declaración de Fe

  • Nuestro Director

  • Lo Último en Profecía

  • ¡Diviértase un poco!

  • Preguntas frecuentes

  • Galería Fotográfica

  • ¡Contribuya!

  • Noticias proféticas

  • ¿Libros?

  • Defienda su fe

  • Diccionario Teológico

  • Testimonios

  • ¿Desea ser salvo?

  • Contáctenos

  • Biblias en Españól

  • La Biblia Responde

  • Sexualidad

  • Multimedia

  • Todo sobre el Rapto

  • Misterios Revelados

  • Encuestas semanales

  • Caricaturas Editoriales

  • Sermones en MP3

  • Música MP3 para bajar

  • Sectas y Religiones

  • La profecía de Las 70 semanas de Daniel
    Autor: Lic. Dawlin A. Ureña
    (El Lic. Ureña es Pastor, y miembro de la Asociación Científica
    CRS - Creation Research Society)

    En una ocasión el Señor permitió que me reuniera con un grupo de personas que profesan y enseñan las creencias de la secta religiosa llamada Adventismo del 7mo día. Estos amigos me invitaron a una "discusión abierta" donde yo les presentaría hechos bíblicos proféticos desde la perspectiva de los pentecostales y a la vez ellos me presentarían la perspectiva Adventista concerniente a los mismos hechos bíblicos proféticos.

    Recuerdo que uno de los señores, quien ostenta la posición de anciano de una de las iglesias de este grupo, me llamó y me dijo: Dawlin, a nosotros nos gustaría reunirnos contigo. Yo te he escuchado exponiendo algunos hechos bíblicos y la perspectiva pentecostal difiere sustancialmente de la perspectiva nuestra con respecto a casi todo el escenario profético de los últimos días de la humanidad. No estoy citando lo dicho por este personaje textualmente; más bien estoy parafraseando el sentido general de lo que él me expuso.) Y el joven continuó diciéndome: "Yo soy adventista pero yo ando en busca de la verdad. Si yo tengo que irme a la iglesia católica a encontrar la verdad, allá me iré".

    Ante tan elocuente y convincente representación de sinceridad me vi movido a aceptar la invitación (vehementemente creo que guiado por el Espíritu Santo). En la fecha designada nos reunimos y allí se encontraba presente una gran parte de los líderes de este grupo sectario, la cual tiene sus raíces en el estado donde resido, Michigan, y data de no más de 200 años de existencia. Es interesante mencionar que entre sus fundadores se encuentran ¡un marino mercante, una ama de casa y un laico de una iglesia bautista!)

    ¿Qué se me expuso allí?

    (1) Una de los hechos bíblicos en los cuales diferimos estos "creyentes", si se les puede llamar así, y nosotros, los pentecostales, es en la interpretación de la profecía de las 70 semanas del profeta Daniel. De esta diferencia interpretativa me enteré una vez reunido con estos señores.      

    Primeramente voy a citar textualmente lo que contiene el Libro de Daniel, en su capítulo 9, del versículo 24 al 27. (Invito a todo lector de estas páginas a que nos acompañe y verifique la integridad del texto que ahora transliteraremos). Utilizaremos la versión Reina Valera, la cual es la versión más frecuentemente usada por este mismo grupo sectario.

    Nota: En múltiples oportunidades los adventistas intentaron desvirtuar la integridad de la Biblia cuando aseveraban que está llena de errores de traducción, los cuales, de existir, hubiesen sido corregidos en versiones más recientes. Sin embargo, tales correcciones, de "errores garrafales encontrados en la Biblia" no han sido verificadas ni por mí ni por nadie en ninguna de las 4 más recientes diferentes traducciones, las cuales tengo en mi posesión.)

    Daniel 9:24 "Setenta semanas están destinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para terminar la prevaricación, y poner fin al pecado, y expiar la iniquidad, para traer la justicia perdurable, y sellar la visión y la profecía, y ungir al Santo de los santos."

    Daniel 9:25 "Sabe, pues, y entiende, que desde la salida de la orden para restaurar y edificar a Jerusalén hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas, y sesenta y dos semanas; se volverá a edificar la plaza y el muro en tiempos angustiosos."

    Daniel 9:26 "Y después de las sesenta y dos semanas se quitará la vida al Mesías, más no por sí; y el pueblo de un príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario; y su fin será con inundación, y hasta el fin de la guerra durarán las devastaciones."

    Daniel 9:27 "Y por otra semana confirmará el pacto con muchos; a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda. Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador, hasta que venga la consumación, y lo que está determinado se derrame sobre el desolador."

    Explicación de esta profecía desde el punto de vista Cristiano Esta es la forma de interpretar esta profecía de los Católicos, Metodistas, Bautistas, Pentecostales, Evangélicos, Luteranos, y todo el que sabe historia elemental, sabe multiplicar y no anda desacreditando la integridad de la Biblia.

    LAS 70 SEMANAS DE DANIEL

    Esta profecía contenida en los 4 versículos bíblicos que acabamos de transcribir está dividida en tres partes. En otras palabras, el período de las 70 semanas se divide en 3 períodos o etapas.

    Primera Etapa: Esta primera etapa declara que al final de las 69 primeras semanas el Mesías (¡Jesús, por supuesto!), vendría a Jerusalén. Tenga pendiente que a la vez estas primeras 69 semanas se entienden como 69 períodos de 7 años cada uno). Más adelante entenderá por qué.

    El punto de partida de estas 69 semanas es el decreto para restaurar y reconstruir a Jerusalén, tal y como el texto bíblico lo declara en el verso 25 del capitulo 9 de Daniel.

    Con respecto a la primera parte de la profecía, en otras palabras, concerniente a la venida del Mesías, el Doctor Wilson nos dice:

    "Incluido en la profecía de las setenta semanas está la predicción específica de que a partir de la promulgación de un mandato de restaurar y reconstruir a Jerusalén hasta la llegada del Mesías Príncipe, transcurrirían 69 semanas. Estas semanas son SEMANAS DE AÑOS. (En otras palabras 1 semana es igual a 7 días y cada uno de esos días es igual a 1 año, por tanto una semana en esta profecía es equivalente a 7 años.) - Paréntesis y explicación míos, DAU - Después de 483 años, el Mesías aparecería o se presentaría."

    Esto significa que si usted toma las primeras 69 semanas, las cuales equivaldrían a 69 semanas x 7, que son los días contenidos en una semana, tendría el resultado de 483 años. O sea, que a partir de la publicación de tal orden para "restaurar y edificar a Jerusalén" y hasta la aparición del Mesías, transcurrirían exactamente 483 años.

    COMIENZO DE LAS SETENTA SEMANAS

    En la historia de Israel han existido varias órdenes, decretos o edictos reales los cuales se podrían tomar como esta orden real para "restaurar y edificar a Jerusalén". Estos son:

    1) El decreto de Ciro, en el 539 antes de Cristo. (Ver Esdras 1:1:4)
    2) El decreto de Darío, del 519 a 518 antes de Cristo. (Ver Esdras 5:3-7)
    3) El decreto de Artajerjes a Esdras, en el 457 ante de Cristo. (Ver Esdras7:11-16)
    4) El decreto de Artajerjes a Nehemías, en el 444 antes de Cristo (Ver Nehemías 2:1-8)


    ¿Cuál de todos estos decretos es el que debe tomarse como punto de partida para aplicar a la profecía de Daniel?

    Veamos lo que nos dice el Dr. J. D. Wilson:

    "El decreto entregado a Nehemías, el cual se encuentra en Nehemías 2:1-8 y que ocurrió después de que Artajerjes había gobernado 20 años, tiene que ser el decreto al que se refiere la profecía de Daniel. No obstante a que las palabras que el decreto contenía no son ofrecidas, uno puede fácilmente determinar su contenido. Nehemías escucha de las condiciones de desolación en la que se encuentra Jerusalén. La Biblia nos dice que él se sentía acongojado por tal situación. El Rey le pregunta la razón de su congoja. Nehemías le responde: "Para siempre viva el rey. ¿Cómo no ha de estar triste mi rostro, cuando la ciudad, casa de los sepulcros de mis padres, está desierta, y sus puertas consumidas por el fuego?". Pues el rey le dice: "¿Qué cosa pides?". Nehemías se apresura a orar a Dios en busca de orientación y le hace la siguiente solicitud al Rey: "Si le place al rey, y tu siervo ha hallado gracia delante de ti, envíame a Judá, a la ciudad de los sepulcros de mis padres, y la reedificaré." Pues como podemos ver en los versículos del 6 en adelante de Nehemías 2, el rey accedió y Nehemías fue enviado a "RECONSTRUIR A JERUSALEN."

    Por ende, resulta claro que la orden de "restaurar y edificar a Jerusalén" a que se refiere la profecía contenida en Daniel 9, no es más que esta orden dada por Artajerjes a Nehemías. Note que este decreto autoriza la restauración y el libro de Nehemías describe con lujo de detalles los trabajos que se hicieron para tal restauración.

    Las exigencias de las teorías de otros grupos religiosos, a veces grupos heréticos, los cuales se empecinan en tomar como referencia cualquier otro de los edictos reales como punto de partida para la interpretación de la profecía en Daniel 9, simplemente carece de racionalidad y muestra un deseo de malversación alevosa. Este decreto en Nehemías 2 es la orden para restaurar y reconstruir a Jerusalén; ningún otro decreto, orden o edicto real le da permiso a nadie para reconstruir LA CIUDAD.

    ¡Todos los otros decretos se refieren a la reconstrucción única y exclusiva del TEMPLO!

    Ahora proporcionaremos la duración del año usado para el cálculo de los 483 años.

    Los únicos años cuya duración se proporciona en la Biblia son de 360 días. Estos años eran de 12 meses y de 30 días cada uno. (Ver Génesis 7:11, Génesis 7:3-4, Apocalipsis 11: 2-3 (3 años y medio), Apocalipsis 12: 6 (3 años y medio), Apocalipsis 13:5 (3 años y medio). Por tanto no es absurdo usar años de 360 días en nuestro cálculo. En este caso, y usando los años bíblicos, el año 483avo a partir del 444 antes de Cristo (fecha de la orden del rey y punto de partida para la profecía) es el año 33 después de Cristo, lo cual coincide exactamente con la fecha de la Crucifixión de nuestro Señor en la Cruz.

    Otra forma de calcular esta fecha es la siguiente: Si Daniel está correcto, el tiempo que incluye desde la orden o edicto real para "restaurar y edificar a Jerusalén" (1ro del mes de Nisan del año 444 antes de Cristo) y hasta la venida del Mesías a Jerusalén, es 483 años, cada año de 360 días. (173,880 días).

    ¿COINCIDEN ESTOS CÁLCULOS CON LO OCURRIDO EN LA HISTORIA?

    El Día de la Crucifixión de Jesucristo
    El científico bíblico H. W. Hoehner demuestra que el único día lógico para la crucifixión de Jesús es el 14 del mes de Nisan, el cual es un mes del calendario Judío. En nuestro calendario, la fecha sería el 3 de abril del año 33 después de Cristo. (Datos tomados de la obra "Aspectos Cronológicos de la Vida de Cristo" del Doctor H. W. Hoehner, quien es mundialmente reconocido como uno de los científicos más doctos en el área.)

    ¿CÓMO SE CALCULAN LAS 69 SEMANAS?

    Usando el año bíblico de 360 días, Hoehner calcula el último día de la semana número 69 de la profecía de Daniel de la forma siguiente:

    "Multiplicando las 69 semanas por 7 años de cada semana, tendremos el total de 173,880 días. (69 semanas son 483 años, los cuales equivalen a 1 año cada uno x 360 días en cada uno de esos años = 173,880 días). La diferencia entre 444 antes de Cristo y 33 después de Cristo es 476 años solares. Multiplicando 476 por 365.24219879 (esta es la cifra exacta de un año solar contemporáneo), en otras palabras por 365 días, 5 horas, 48 minutos, 45.975 segundos, tendremos 173,855 días. Esto nos deja con 25 días adicionales que deben ser contados entre el 444 antes de Cristo y 33 después de Cristo. Sumando los 25 días al 5 de marzo (del año 444 antes de Cristo), uno tiene la fecha del 30 de marzo del año 33 después de Cristo, el cual fue el 10 del mes de Nisan del año 33 después de Cristo." ¡ESE FUE EL DIA DE LA ENTRADA TRIUNFAL DE JESUCRISTO A JERUSALÉN! ¡Aleluya! ¡Bendito sea el Cordero Inmolado de Dios! (Para más detalles acerca de lo sucedido este día, ver Juan 12:12 -16).

    Nota: Un año solar, o un año de los que usamos hoy en nuestro calendario, equivale a 365 días, 5 horas, 48 minutos, 45.975 segundos. Esta es la razón por la que cada 4 años se le agrega un día adicional al mes de febrero, el cual es resultante de las 5 horas, 48 minutos, 45.975 segundos adicionales de cada uno de los 3 años anteriores.

    ¿CUÁL FUE LA FECHA CULMINANTE DE LAS 69 SEMANAS?

    Esta fecha fue la presentación de Cristo mismo a Israel como el Mesías, tal y como lo predijera Zacarías en el Capitulo 9:9. "Alégrate mucho hija de Sión); da voces de jubilo, hija de Jerusalén; he aquí tu rey vendrá a ti, justo y salvador, humilde, y cabalgando sobre un asno, sobre un pollino de asna." (También ver Sofonías 3:14-15; Isaías 9:6,7; Mateo 21:15, Isaías 43:3,11, y 57:15).

    Si usted compara el escenario descrito entre los versos 12 y 16 de Juan 12, encontrará que tanto el acontecimiento descrito por los profetas, como el que se encuentra ocurriendo en esos instantes, es exactamente el mismo.

    La fecha de este acontecimiento de presentación de Cristo como el Mesías Príncipe de los Judíos se materializó el lunes 30 de marzo (10 de Nisan del calendario judío) del año 33 después de Cristo. El viernes siguiente a esa fecha, o sea, el 3 de abril del año 33 después de Cristo, "se quitará la vida al Mesías", (Daniel 9:26).


    Después del término de las 69 semanas y antes del inicio de la última semana de la profecía, o sea la semana número 70, DOS EVENTOS TENÍAN QUE OCURRIR:
    (1) Que al Mesías se le "se quitara la vida"
    (2) La destrucción de la ciudad y del Templo.

    ¿SE CUMPLIERON ESTAS PROFECÍAS BÍBLICAS?

    La Enciclopedia Británica nos dice: "El templo que existía en los tiempos de Jesús fue destruido en el año 70 después de Cristo a manos de Tito el romano." Por lo tanto, de acuerdo con la profecía de Daniel, el Mesías tenía que venir y ser crucificado entre el 30 de marzo después de Cristo y el año 70 después de Cristo. Pues asombrosamente, Cristo fue crucificado el 3 de abril del año 33 después de Cristo.

    ¿SE AJUSTAN ESTOS CÁLCULOS AL CALENDARIO CONTEMPORÁNEO?

    Hagamos el cálculo profético usando el calendario contemporáneo, para que los miembros de esta secta religiosa Adventista se cercioren de su error:
    a. Del 444 antes de Cristo al 33 después de Cristo tenemos 476 años. (o sea, 444 más 33 es 477, y del año primero antes de Cristo al año primero después de Cristo hay UN SOLO AÑO. Ya que uno debe sustraer 1 año a 477.)
    b. 476 años x 365.24219879 días = …………… 173.855 días
    c. Del 5 de marzo al 30 de marzo = …………… 25 días TOTAL 173,880 días!

    Esto demuestra que las primeras 69 semanas de la profecía de Daniel ya se han cumplido con una exactitud asombrosa. Pero y ¿qué de la ultima semana?

    ¿CONFIRMA LA HISTORIA LA DESTRUCCION DE LA CIUDAD Y EL SANTUARIO?

    Aqui repetiremos Daniel 9:26 y 27 para que el texto profético esté más fresco en su memoria:

    Daniel 9:26 "Y después de las sesenta y dos semanas se quitará la vida al Mesías, más no por sí; y el pueblo de un príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario; y su fin será con inundación, y hasta el fin de la guerra durarán las devastaciones."

    Note que la Biblia dice claramente que "el pueblo de un príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario". Esta aclaración es importante, sumamente importante! En su interpretación, los amigos adventistas no parecen notar esta declaración. Recuerden que la Enciclopedia Británica nos decía: "El templo que existía en los tiempos de Jesús fue destruido en el año 70 después de Cristo a manos de Tito el romano."

    Tito el romano fue un comandante militar proveniente de Roma. Es a este hecho al que se refiere la Biblia cuando dice que es el pueblo de un príncipe que ha de venir el que ha de destruir la ciudad de Jerusalén y el santuario. La Biblia no dice NUNCA que es el "príncipe" quien destruiría la ciudad y el santuario. Por esto es claro notar que es un error tremendo decir que Tito el romano es el príncipe referido. Lo importante es que Tito venia de Roma, y es exactamente del Imperio Romano de donde vendrá el "Príncipe", a quien se le llamara el Anticristo.


    No sé si usted nota lo que yo estoy intentando resaltar. La Biblia dice que "el pueblo de un príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario". Nunca dice que el príncipe destruiría la ciudad ni el santuario, ni mucho menos. Quien los destruiría era el pueblo del "príncipe que ha de venir"

    Este "rey altivo de rostro y entendido en enigma" será un gobernante de trascendencia mundial cuya cuna será La Unión Europea, o el Nuevo Imperio Romana. Para más detalles, ver nuestra edición Europa, Cuna del Anticristo.

    Concerniente a la personalidad y oficina del Anticristo, en su libro Respuesta a las 200 preguntas más importantes de la vida, Pat Robertson nos dice:

    "Este hombre aparecerá como un gran líder, hablando palabras de gran sabiduría, y atraerá hacia él a todo el mundo no cristiano (a los que sean dejados después del rapto y que por haber sido dejados crean en lo que les habíamos estado diciendo que sucedería por tanto tiempo). El mundo le adorará. Para ellos este hombre será la representación del saber humano y él va a resolver muchos de sus problemas." Pagina 154.

    El Libro de Apocalipsis nos dice que la gente dirá:

    "¿Quién es como la él y quién puede hacer guerra contra él? Apoc. 13:4.

    ¿CUÁNTO FALTA PARA QUE ESTE EMPERADOR MUNDIAL (EL ANTICRISTO) SE LEVANTE?

    Para responder a esto simplemente voy a citar literalmente lo que dijo Pat Robertson en 1984 en el mismo libro que hemos mencionado antes. "Para que una figura como el anticristo aparezca en la escena del mundo moderno, tiene que haber un desastre en el sistema mundial que hoy tenemos. Tiene que haber un desastre en el sistema monetario, legal y en las estructuras del orden público nacionales e internacionales". Tomado de Answers to 200 of Life's Most Probing Questions. Respuesta a las 200 preguntas más importantes de la vida. Por Pat Robertson. 1978. Nashville, Tennessee. Thomas Nelson Publishing.


    El Anticristo ya debe estar vivo y hasta es posible que ya esté en el poder en algún país de Europa en estos momentos.

    ¿Deseas ser salvo?

    Para aquellos que dicen: "Tú llega al Cielo a tu manera que yo llegaré de la mía." Les hago una pregunta: ¿Naciste tú en la forma que quisiste o a través de tu madre? Pues para llegar al Cielo también hay una sola forma: "Yo soy el camino, la verdad y la vida. Solamente por mí (Jesús) se puede llegar al Padre (Juan 14:6)."

    Si yo te hiciera la siguiente pregunta, ¿qué me responderías?

    ¿Estás listo para irte con el Señor cuando él venga por los suyos? ¿Cómo responderías? :
    Quizás
    Si soy lo suficientemente bueno
    Espero que sí
    Ojalá
    Mi mamá es cristiana, y …

    O como yo solía decir: ¡A la hora de la verdad, le echo mano a un ángel aunque sea por un ala, o por una pata!

    Si cualquiera de las anteriores es tu respuesta, ¡Estás en peligro de perder tu alma! Mateo 10:28 te dice: "No teman a los que pueden darles muerte, pero no pueden disponer de su destino eterno (refiriéndose a Satanás); teman más bien al que puede darles muerte y también puede destruirlos para siempre en el infierno (¡refiriéndose a Dios Todopoderoso!)."

    ¡PERO TENGO BUENAS NOTICIAS!

    El único pecado que Dios no te perdonaría es haber blasfemado en contra del Espíritu Santo, y si tú lo hubieses hecho, puedes estar seguro que ni siquiera hubieras terminado de leer estas líneas que ahora te escribo. De una cosa sí estoy seguro… El Señor te promete lo siguiente: "Cree en el Señor, y serás salvo tú y tu casa." Si quieres entregar tu vida a Jesús di esta oración en voz alta:

    Dios Padre, me he dado cuenta que he pecado contra ti. Ahora creo que la Biblia es la Palabra de Dios, que Jesús es ciertamente el Hijo tuyo. Yo creo con todo mi corazón que Jesús murió en mi lugar, por mis pecados, en la cruz y que después de tres días resucitó. De ahora en adelante dejaré de hacer lo malo y caminaré el camino que Jesús me ofrece. Ahora te pido que me des vida eterna y entendimiento, en el Nombre de Jesús.
    ¡ Amén!

    Y ahora… ¿Qué hago? Acércate a una iglesia de las que reclaman ser EVANGÉLICAS O PENTECOSTALES, y cualquiera de ellas de seguro no te ignorarán.

    ¿Por qué necesito congregarme?

    Porque la Palabra de Dios es como el alimento que comes diariamente. Después de que Cristo viva en ti, querrás saber más acerca de quien ahora es tu rey. Es en la iglesia dónde encontrarás ese alimento. ¡Además, necesitas mostrarle a todo el mundo que has cambiado de nacionalidad, que ahora perteneces al reino de Dios! Dios quiere que le sirva a él y sólo a él. No escondido, sino en público.

    No debes avergonzarte del Señor. En Mateo 10:32 el Señor te dice: "A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también lo confesaré delante de mi Padre que está en los cielos. Y a cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos."

    "Y no hay reposo ni de día ni de noche para los que adoran a la Bestia (el Anticristo) y a su imagen, ni para el que acepta la marca de su nombre" Apocalipsis 14:11

    Y para aquellos que alegan que nadie irá al infierno:

    "La Muerte y el Hades fueron arrojados en el lago de fuego - que es la muerte segunda- y todo el que no se encontró escrito en el Libro de la Vida fue arrojado al lago de fuego" (Apoc. 20:14)

    Pastor Dawlin A. Ureña
    Cambita, San Cristóbal. República Dominicana

    Artículos Relacionados:
    Más artículos que revelan los misterios bíblicos

    Regrese a la Página Principal

    Comentarios de los usuarios de ADF manejados por Disqus


    [Página Principal | En qué creemos | ¿Deseas ser salvo? | Galería | Defienda su Fe | Enlace o intercambie banners con nosotros
    | Preguntas a los Evolucionistas | Testimonios |
    Niños | Campo misionero | Enlaces]