Ministerios Antes del Fin

¡Era hora de que la Iglesia de Jesucristo proporcionara respuestas!

¿Confundido por las profecías? 
Ver... 
¡Panorama profético!
La Verdad os hará libres

  • Material para la Familia

  • Campo misionero de ADF

  • Material para Niños

  • Creacionismo Científico

  • Preguntas y Respuestas

  • Diccionario Profético

  • Declaración de Fe

  • Nuestro Director

  • Lo Último en Profecía

  • ¡Diviértase un poco!

  • Preguntas frecuentes

  • Galería Fotográfica

  • ¡Contribuya!

  • Noticias proféticas

  • ¿Libros?

  • Defienda su fe

  • Diccionario Teológico

  • Testimonios

  • ¿Desea ser salvo?

  • Contáctenos

  • Biblias en Españól

  • La Biblia Responde

  • Sexualidad

  • Multimedia

  • Todo sobre el Rapto

  • Misterios Revelados

  • Encuestas semanales

  • Caricaturas Editoriales

  • Sermones en MP3

  • Música MP3 para bajar

  • Sectas y Religiones

  • Preguntas y Respuestas
    Autor: Dawlin A. Ureña PhD.
    (El Doctor Ureña es Pastor, y miembro de la Asociación Científica
    CRS - Creation Research Society)
    ¿Es un pecado orar por el dinero?

    ¡CLARO QUE NO! Es más, está bien orar por dinero. Muchas veces es vital que oremos para que nuestras necesidades sean satisfechas, porque nuestros amados prosperen, y porque la obra de Dios en el mundo tenga los fondos económicos suficientes. La interrogante verdadera es, ¿qué vas a hacer con lo que Dios te provee?

    En algunas culturas, las cosas básicas pueden ser alcanzadas por el sistema de cambios de servicios o bienes. Aunque no es algo del otro mundo para nosotros, la mayoría de los de la cultura del oeste utilizan el dinero para pagar por sus necesidades básicas tales como la comida, la ropa, la casa y el transporte. ¿Será que Dios tiene interés en la provisión de estas cosas? ¡Sí, lo tiene! ¿Siempre lo muestra proveyéndonos más dinero? No necesariamente. A veces escoge cambiarnos a nosotros en vez de cambiar nuestras circunstancias económicas. En otras situaciones, Dios provee el dinero y nosotros llegamos a ser mayordomos, administradores de Sus recursos. Claro que el día va a llegar en que tenemos que dar cuentas de qué hicimos con lo que Dios nos ha dado.

    Ciertamente, Dios no tiene un gran traga monedas en el cielo donde tiras de una palanca o donde instalas la información correcta y allí cae el premio mayor.

    Pero Dios sí tiene sus hijos. Jesús dijo, "Todo lo que pidieres al Padre en mi Nombre, os lo dará. Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido." Juan 15:23-24 ¿No es increíble eso? Dios quiere que le pidamos a Él! Además Dios quiere darnos a nosotros. Hace algunos años, mi ingreso fue tan bajo que estaba viviendo al borde de la pobreza. Sin embargo, creí que debería dar una cantidad significante a la obra del Señor, y así lo hice. Después de algunas semanas estaba manejando mi auto cuando Dios me habló y me dijo, 'pídame algo.' Dije "Señor, creo que tengo todo lo que necesito por ahora." Y me lo dijo otra vez, "pídame algo." "Bueno, Señor, provéeme con mil dólares por favor." No estaba seguro del por qué mencioné esta cantidad, pero es lo que entró en mi mente en ese momento y así lo mencioné en la oración.



    Dentro de algunos días, recibí otros mil dólares de no sé dónde. Poco después, mi esposa y yo descubrimos que había una necesidad urgente en el hogar. ¿El costo? ¡Mil dólares Dios había proveído para la necesidad aún antes que nosotros supiéramos de ella. Me pidió pedirle, y Él estaba listo y deseoso para suplir la cantidad necesaria. Tu Padre celestial quiere que sepas que Él está disponible para ti, que le importas. Él desea que tú estés consciente de uno de sus nombres… Jehová Jiré, el Señor, tu Proveedor. Pide y se te dará.

    Sin embargo, y dicho todo esto, hago una advertencia: Santiago nos hace recordar que "No tenemos lo que deseamos, porque no pedimos. Piden, y no reciben, porque piden mal, para gastar en sus deleites." Santiago 4:2- 3

    Pedir las bendiciones de Dios solamente para satisfacer nuestras placeres y deleites es invitar la condenación. Pero pedir a nuestro Padre celestial para proveer para tus necesidades, las necesidades de tus amados, las necesidades de la Obra y por supuesto, para de dar de "corazón alegre" los diezmos y las ofrendas al Señor, no tiene nada de malo. ¡Nuestro Padre que sabe dar "buenos regalos" sabrá bendecirnos más allá de nuestras expectativas.

    Artículos relacionados
    ¿Es de cristianos tomar artículos a crédito?
    ¿Por qué el diezmo?
    El diezmo. ¡La puerta a la bendición divina!

    Regrese al Índice de Preguntas y Respuestas
    Comparta sus impresiones en nuestros FOROS



    [Página Principal | En qué creemos | ¿Deseas ser salvo? | Galería | Defienda su Fe | Enlace o intercambie banners con nosotros
    | Preguntas a los Evolucionistas | Testimonios |
    Niños | Prédicas y Estudios del Doctor Ureña | Enlaces]