Ministerios Antes del Fin

                          Example of alt text  
¡Era hora de que la Iglesia de Jesucristo proporcionara respuestas!

¿Confundido por las profecías? 
Ver... 
¡Panorama profético!
La Verdad os hará libres

  • Masturbación

  • Campo misionero de ADF

  • Sexo Oral

  • Libro de Enoc

  • Preguntas y Respuestas

  • Datos Bíblicos

  • Música MP3 para bajar

  • Nuestro Director

  • ¿Por qué no mata Dios a Satanás?

  • Sexo durante la Menstruación

  • Preguntas frecuentes

  • Galería Fotográfica

  • Donaciones

  • El Diezmo

  • ¿Libros?

  • Defienda su fe

  • Matrimonio y Pornografía

  • Testimonios

  • ¿Desea ser salvo?

  • ¿Quién creó a Dios?

  • Biblias en Españól

  • La Biblia Responde

  • Sexualidad

  • La Biblia En línea

  • Todo sobre el Rapto

  • Misterios Revelados

  • Encuestas semanales

  • Misteriosos Dinosaurios

  • Virgen María

  • Todo sobre los ángeles

  • Adulterio
  • Pastor Ureña, ¿Qué importancia tiene que le enseñe a mis hijos lo que enseña Génesis?
    Autor: Dawlin A. Ureña PhD.
    (El Doctor Ureña es Pastor, y miembro de la Asociación Científica
    CRS - Creation Research Society)

    "Instruye al niño en su camino..." Proverbios 22:6

    Antes de intentar formar a nuestros hijos, tenemos que comprender su naturaleza. Esto nos ayudará a determinar los métodos adecuados que deberían ser empleados para capacitarlos, ya sea en casa o en la escuela.

    El Dios que es revelado a través de Su Palabra en la Escritura sabe aun nuestros más íntimos pensamientos. Él es el que tiene la comprensión completa de la naturaleza humana. Es sólo sobre la base de lo que Él nos dice en su Palabra que somos verdaderamente capaces de determinar la mejor manera de entrenar a nuestros hijos y cómo ayudarlos a alcanzar su potencial más grande, para nuestra sociedad y para el Señor.

    Muchos psicólogos infantiles enseñan que los niños son básicamente buenos, pero la Biblia enseña lo contrario. Salmo 51:5 declara, "He aquí, en maldad he sido formado, Y en pecado me concibió mi madre." En Proverbios 22:15, leemos: "La necedad está ligada en el corazón del muchacho; Mas la vara de la corrección la alejará de él." Y en Proverbios 29:15 leemos que "La vara y la corrección dan sabiduría; Mas el muchacho consentido avergonzará a su madre."      

    Los hijos son una preciosa "herencia de Jehová" (Salmo 127:3), y son una gran bendición en un hogar cristiano (créame, ¡tengo cinco de ellos!). Sin embargo, los niños, como los adultos, deben considerarse, en primer lugar, como criaturas pecaminosas (Romanos 3:23). Debido a la naturaleza del pecado inherente que toda la humanidad recibió de Adán, somos más propensos a ser influenciados por el mal que por bien. Es fácil dejar que los niños hagan lo que es malo. Sólo déjelo a solas, y verá como expresa su verdadera naturaleza pecaminosa. Esto significa que para animar a los niños a ser "buenos" (obedientes a los padres, a Dios, etc.), los padres y maestros deben trabajar juntos para frenar su tendencia inherente hacia la rebeldía y la voluntad propia.

    Muchas personas no entienden las implicaciones de Proverbios 22:6: "Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él." La palabra formación implica algo más que enseñar. La palabra hebrea usada generalmente se traduce como "dedicarse", lo que implica un compromiso muy recto y decidido a una meta definida.

    Del mismo modo, hemos de formar a los niños en el camino verdadero, espiritualmente y moralmente, sin dar opciones. Para un cristiano, no es que la verdad es la mejor política, como si se tratara de una opción; la verdad es la única política que tenemos para la crianza de nuestros hijos.

    Los niños que no son más que enseñados pueden escuchar otra enseñanza y fácilmente apartarse de la verdad, debido a su naturaleza pecaminosa y su sesgo contra de Dios expresada en esa naturaleza.

    Por lo tanto, para hacer que los niños sean influenciados por el bien, hay mucho trabajo por hacer. Esto va a involucrar los principios bíblicos de la disciplina, incluso la corrección, cuando sea necesario. La Biblia menciona a veces "la vara" (Proverbios 13:24; 19:18; 29:17, etc.) En otras palabras, tenemos que trabajar con diligencia para capacitarlos en la verdad, condenando el error tal cual es.

    Cualquier padre sabe que cuando se toma una influencia restrictiva hacia los niños, no pasa mucho tiempo para que empiecen a hacer las cosas que no son buenas, expresando así su naturaleza pecaminosa. La palabra hebrea para "vara" puede, en contexto, significar lo que podríamos llamar un palo, o una paleta. Pero cuando sea necesario utilizar una "vara", el niño no debe estar físicamente herido, o castigado injustamente por supuesto. El propósito es amar la corrección, no es intimidación de los padres.

    Dios aplica estos mismos principios a nosotros, sus hijos adultos. Hebreos 12:5-11 dice: "5 y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo: Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, Ni desmayes cuando eres reprendido por él; 6 Porque el Señor al que ama, disciplina, Y azota a todo el que recibe por hijo. 7 Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina? 8 Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos, y no hijos. 9 Por otra parte, tuvimos a nuestros padres terrenales que nos disciplinaban, y los venerábamos. ¿Por qué no obedeceremos mucho mejor al Padre de los espíritus, y viviremos? 10 Y aquéllos, ciertamente por pocos días nos disciplinaban como a ellos les parecía, pero éste para lo que nos es provechoso, para que participemos de su santidad. 11 Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados."

    El castigo de Dios es una influencia moderadora, para que podamos cumplir con lo que es bueno. Así como Dios nos disciplina, así los padres terrenales deben disciplinar y formar a sus propios hijos. Especialmente cuando los niños comienzan a ir a la escuela, son más propensos a ser engañados por otros, en lugar de influir en sus compañeros hacia lo que es correcto. "No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres." (1 Corintios 15:33).

    Esto significa, literalmente, que "las malas compañías corrompen las buenas costumbres." En otras palabras, el principio que vemos expresado a nuestro alrededor, (y también al observar la Escritura), es que el mal es más probable que influya en el bien, y no que el bien influya en el mal. Esto es por nuestra naturaleza pecaminosa, humana, y adánica.

    Consideremos el ejemplo de Lot. Él primero fue poniendo sus tiendas hacia Sodoma antes de mudarse a la ciudad, y pronto se encontraba sentado en la puerta con los líderes perversos de la ciudad. Cuando llegó el momento para el juicio de la ciudad, Los nueros de Lot no le creyeron. Su familia no había influido en los otros para bien; ellos habían sido influenciados para mal. A pesar de que Lot mismo, aparentemente no fue afectado por el mal a su alrededor, el resto de su familia se vio influenciado en gran medida. "Acordaos de la mujer de Lot" (Lucas 17:32).

    Ya sea en escuelas públicas, escuelas cristianas o escuelas en el hogar, los padres deben estar conscientes de la influencia que tienen los maestros y los otros estudiantes sobre sus hijos. Los maestros no cristianos, sin convicciones cristianas, ciertamente no pueden formar a sus alumnos en la verdad cristiana. A medida que estos niños son capacitados con un marco evolutivo, anti- Dios, se introducen tentaciones pecaminosas, y, debido a las tendencias naturales inherentes de sus hijos hacia el mal, los padres deben ser aún más diligentes en su casa, para refutar estas influencias.

    Los niños no son adultos en miniatura, y mientras son niños, hay que ser muy cuidadoso al emplear los métodos de enseñanza bíblica en cuanto a su formación. Si bien no dejan de ser niños, debemos ser extremadamente diligentes en educarlos en la verdad, sin dejarles otra opción. Sólo a medida que maduren es que van a ser capaces de influir en los demás de la misma manera. "Pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal." (Hebreos 5:14).

    Es de vital importancia entender que la familia es la primera y más fundamental de todas las instituciones humanas fundadas en la Escritura y que la familia tiene su fundamento en los hechos literales del libro de Génesis. Esta institución fundamental - la familia - es la unidad educativa que Dios usa para transmitir sus conocimientos de una generación a la siguiente, y así al mundo. Satanás sabe que si puede destruir a la familia, va a tener éxito en la destrucción de la nación, porque la familia es la columna vertebral de la nación. Tristemente, él está logrando esto en grandes avances hoy en día, porque la mayoría de los padres no están entrenando a sus hijos en las verdades fundamentales de la Escritura.

    Tenemos que volver a la Escritura para volver a la familia y para volver a las verdades y principios establecidos en la Biblia, comenzando con el libro fundacional del Génesis.

    Como una organización apologética, Ministerios Antes Del Fin (www.Antesdelfin.com) es financiado por el pueblo de Dios a través de ofrendas y los anuncios que se encuentran en nuestros artículos. La mayor parte de nuestros ingresos es proporcionado por su propio fundador y director, Pastor Dawlin Ureña, pero una porción cada vez mayor procede de ustedes, en Puerto Rico, Estados Unidos, Colombia, México, Chile, etc., quienes tienen el deseo de proclamar la verdad de Dios acerca de los orígenes, defender el Evangelio de los falsos maestros y otras mentiras del diablo, o bien donar o apoyar a nuestras campañas de anuncios.

    Sólo al mostrar la bancarrota científica de la evolución, al tiempo que exaltamos a Cristo y la Biblia, los cristianos tendrán éxito en "…la destrucción de fortalezas, 5 derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo," (2 Corintios 10:4-5).

    Pastor Dawlin A. Ureña

    Artículos Relacionados:

  • Mi hijo tiene un problema con las mentiras. ¿Qué puedo hacer?
  • Pasos para formar el carácter de un niño
  • Cómo responder a problemas de conducta a diferentes edades
  • Criando al hijo desobediente

    Regrese al Índice de Preguntas y Respuestas

    ¿QUIERE BUSCAR UN ARTÍCULO, SERMÓN O VIDEO POR TEMA?
    (Gracia, Salvación, Pornografía, Pecado, Dinosaurios, Masturbación, Nephillim, Perdón, Harlem Shake, MP3, etc.)
    HÁGALO AQUÍ...

    Sólo sitios recomendados por ADF

    Comentarios de los usuarios de ADF manejados por Disqus

  • Página Principal | En qué creemos | ¿Deseas ser salvo? | Galería | Defienda su Fe | Es el Islam una religión de paz?
    | Cuándo sucederá el Rapto de la Iglesia? | Testimonios |
    Niños | Visite la Web de nuestra Iglesia | Enlaces