Los mercados argentinos, inquietos ante la posible victoria de Cristina Kirchner el domingo

AntesDelFin.Com
Una oasis conservador en un desierto liberal

Sólo sitios recomendados por ADF
ÚLTIMOS ARTÍCULOS
(Dawlin A. Ureña, PhD.)

Sermón del Pastor Dawlin Ureña


Dr. Ureña, ¿Recordaremos a nuestros seres queridos cuando estemos en el cielo?


Las 70 semanas de Daniel - Dr. Dawlin Ureña, San José, Costa Rica


Dr. Ureña, ¿No diezmar es pecado?


¡No ignoremos al Espíritu Santo! - Dr. Dawlin Ureña


Nos protegemos con una concha, por lo tanto, hermanos, ¡hablemos!


Dr. Ureña, ¿Es bíblico hablar de una “Tercera Venida”?



Ir a "Sermones del Pastor"

MULTIMEDIA

- ¿Por qué un Salvador, si yo no soy tan mala persona?
- Pastor... ¿Podría compartir su testimonio?
- Pastor Ureña, estamos en una iglesia donde todo es pecado: ¿Qué nos permite Dios en la cama?
- Señores, en el Reloj Profético, es mucho, pero mucho más tarde de lo que se piensa
- La sociedad antes del arrebatamiento
- Pastor, qué nos dice de las mujeres que no usan vestidos y en cambio usan jeans o pantalones ajustados?

¡¡Señores, es verdad que los pueblos no tienen memoria histórica!! ¿¿¡¡¡Los Kirchner otra vez al poder!!!??

Los mercados argentinos, inquietos ante la posible victoria de Cristina Kirchner el domingo

(Noticias-ADF). - Es solo una primera ronda de las elecciones de octubre sin efectos prácticos reales, pero en Argentina todo parece pendiente de lo que suceda el domingo en las PASO, las primarias obligatorias que funcionarán como una especie de sonde masivo para comprobar el ánimo de los votantes.

La campaña cerró este jueves –en Argentina hay dos días de reflexión- en un ambiente de incertidumbre total, con los mercados muy nerviosos ante la posibilidad de que Cristina Fernández de Kirchner gane en la provincia de Buenos Aires. Y con una inesperada e inquietante noticia: un paquete bomba estalló en las oficinas en la capital de la empresa española Indra, encargada de hacer el recuento electoral. El ataque dejó dos personas con heridas y quemaduras, aunque fuera de peligro.

Cristina Fernández de Kirchner

La economía argentina depende como muy pocas del Estado, y por tanto de la política, y en las últimas semanas el Banco Central está gastando mucho dinero de las reservas para evitar que el dólar se dispare ante el temor de los inversores de que un triunfo de Kirchner en la provincia de Buenos Aires debilite al Gobierno de Mauricio Macri y frene su política de reformas y ajuste en especial en las hipersubvencionadas tarifas de la energía y el transporte. Los analistas creen que si gana ella, el presidente tendrá mucho más difícil la reducción del déficit público que tiene prevista para después de las elecciones.

Los candidatos cerraron la campaña en este ambiente de incertidumbre que beneficia a los dos principales grupos, el de Kirchner y el de Macri, que tiene como candidato principal a su exministro de Educación, Esteban Bullrich. La expresidenta, que se ha mantenido prácticamente en silencio en toda la campaña para dejar que en sus mensajes hablen los ciudadanos que sufren la crisis, atacó a su rival en su último acto de campaña en La Matanza, el municipio más poblado de los alrededores de Buenos Aires y uno de los más pobres, corazón de su núcleo duro en el conurbano.

Mauricio Macri

“Lo tienen escondido a Bullrich, le han pedido que no abra la boca”, se rió Fernández de Kirchner ante los errores durante la campaña de su rival. Era, de nuevo, otra política, completamente diferente a la que golpeaba a todo y a todos en sus larguísimos discursos antes de la derrota de 2015. Incluso admitió que en esa época pecó de soberbia, algo inédito en ella, que nunca reconocía errores. “Algunas veces no hemos sido tan humildes como debiéramos, tenemos que reconocerlo”.

Seguir leyendo...

Perspectiva Bíblica y Profética

  1. Podría ser que seas un Liberal si...
  2. El Liberalismo y la Moralidad. Secuela de jóvenes sin razón para vivir
  3. No permita que sea el sistema educativo materialista el que forme la nueva generación
  4. Consecuencias de transar con la fe
  5. La izquierda en su estado bruto o sea en su estado natural