A los 104 años, anciana sigue actuando como obrera: “Me gusta contribuir a la causa de Cristo”

AntesDelFin.Com
Una oasis conservador en un desierto liberal

Sólo sitios recomendados por ADF
ÚLTIMOS ARTÍCULOS
(Dawlin A. Ureña, PhD.)

Sermón del Pastor Dawlin Ureña


Dr. Ureña, ¿Recordaremos a nuestros seres queridos cuando estemos en el cielo?


Las 70 semanas de Daniel - Dr. Dawlin Ureña, San José, Costa Rica


Dr. Ureña, ¿No diezmar es pecado?


¡No ignoremos al Espíritu Santo! - Dr. Dawlin Ureña


Nos protegemos con una concha, por lo tanto, hermanos, ¡hablemos!


Dr. Ureña, ¿Es bíblico hablar de una “Tercera Venida”?



Ir a "Sermones del Pastor"

MULTIMEDIA

- ¿Por qué un Salvador, si yo no soy tan mala persona?
- Pastor... ¿Podría compartir su testimonio?
- Pastor Ureña, estamos en una iglesia donde todo es pecado: ¿Qué nos permite Dios en la cama?
- Señores, en el Reloj Profético, es mucho, pero mucho más tarde de lo que se piensa
- La sociedad antes del arrebatamiento
- Pastor, qué nos dice de las mujeres que no usan vestidos y en cambio usan jeans o pantalones ajustados?

Ahora vemos cien años como algo extraordinario, pero en el Milenio, el que muera de cien parecerá que estaba maldito

A los 104 años, anciana sigue actuando como obrera: “Me gusta contribuir a la causa de Cristo”

(Noticias-ADF). - A los 104 años de edad, María Rosa Silva continúa inspirando a muchos cristianos a mantenerse firmes en el servicio a Dios. Miembro de la Iglesia universal, en Salvador, Bahia, la anciana tenía una trayectoria marcada por la dedicación en ayudar a la gente.

Nacida en 1913, en Sergipe, María Rosa se mudó a Bahía a los 67 años de edad y terminó convirtiéndose, tras ser impactada por el mensaje del Evangelio en un programa de televisión. Desde entonces, ella pasó a frecuentar el templo casi todos los días.

Doña María, como es cariñosamente llamada por todos en la iglesia, rápidamente se involucró en la obra y empezó a auxiliar al Grupo Joven, preparando el almuerzo de los jóvenes pastores. En la época, también vendía marmitas en el centro histórico de Salvador y siempre separaba algunas para servir a los evangelistas.

Hoy en día, doña María sigue cocinando en su casa y se preocupa de recibir visitas. Tiene dificultades para moverse por cuenta de la edad avanzada, pero no deja de asistir a las reuniones al menos una vez por semana. “Me gusta contribuir, de formar parte de este trabajo. Confío en Dios. Él me ha mantenido viva. A mi Señor dedico mi vida y gratitud", dijo a Universal.

Perspectiva Bíblica y Profética

  1. El Milenio. Lo que la Biblia nos dice sobre él
  2. Noticias de una tierra muy, muy, muy lejana. Dr. Dawlin A. Ureña
  3. ¡El Rey Ya Viene! (Parte 2)
  4. ¡El Rey Ya Viene! (Parte 1)
  5. ¡Un Milenio de Fiesta!