Ministerios Antes del Fin

¡Era hora de que la Iglesia de Jesucristo proporcionara respuestas!

¿Confundido por las profecías? 
Ver... 
¡Panorama profético!
La Verdad os hará libres

  • Material para la Familia

  • Campo misionero de ADF

  • Material para Niños

  • Creacionismo Científico

  • Preguntas y Respuestas

  • Diccionario Profético

  • Declaración de Fe

  • Nuestro Director

  • Lo Último en Profecía

  • ¡Diviértase un poco!

  • Preguntas frecuentes

  • Galería Fotográfica

  • ¡Contribuya!

  • Noticias proféticas

  • ¿Libros?

  • Defienda su fe

  • Diccionario Teológico

  • Testimonios

  • ¿Desea ser salvo?

  • Contáctenos

  • Biblias en Españól

  • La Biblia Responde

  • Sexualidad

  • Multimedia

  • Todo sobre el Rapto

  • Misterios Revelados

  • Encuestas semanales

  • Caricaturas Editoriales

  • Sermones en MP3

  • Música MP3 para bajar

  • Sectas y Religiones

  • Influencias de otras religiones en la formación del Islamismo

     

    Era Mahoma todavía un niño de 12 años, cuando empezó a acompañar a su tío Abu Taleb en las caravanas que desde muy antiguo realizaban sus tráficos comerciales con Siria, Yemen y otros lugares de Arabia. Seguían rutas en las que debían atravesar regiones llenas de fábulas y leyendas, en la que la fértil imaginación de los árabes habían pintado con prodigiosos acontecimientos ocurridos en épocas pasadas, y poblando de numerosos genios buenos y malos la soledad de los vastos desiertos. El joven Mahoma bebía de estas leyendas que por la noche, a la luz del fuego, se contaban las caravanas, y que para siempre quedaron grabadas en su memoria. Cuando llegaban al importante mercado de Bássora en los confines de Siria, antigua ciudad de los Levitas, Mahoma, siendo todavía un adolescente, aprovechaba la oportunidad para visitar un convento de monjes nestorianos, y conversar con dos de ellos, llamados Sergio y Bahira. Estos dos monjes, al comprobar su talento y su capacidad de asimilación, le instruyeron en el conocimiento de las Sagradas Escrituras.

    En el transcurso de estos años, Mahoma seguía dedicado a la vida comercial acompañando a su tío en las diversas expediciones, lo que le permitía acudir a las ferias, y a los celebrados torneos poéticos entre diferentes tribus, ampliando merced a ello, los conocimientos de las costumbres, caracteres y problemas de esos dispersos grupos humanos. Esta acumulación de información la aprovechará más adelante para sus reflexiones religiosas. Cuando tenía 25 años, se casó con Cadijah, su primera esposa, de las más de veinte que tuvo. Cadijah tenía entonces 40 años, y era la viuda de un rico comerciante de caravanas, en las que Mahoma ejercía el cargo de administrador y agente comercial. A pesar de que Mahoma continuó dedicado al comercio de las caravanas, progresivamente se fue eximiendo de su trabajo para dedicarse a la especulación y meditaciones religiosas, y en la medida que fueron más intensas se hicieron incompatibles con sus ocupaciones ordinarias. Ello le llevó, ya cumplidos los 40 años, a apartarse de los demás, buscando la soledad en una caverna del monte Hara en las afueras de La Meca. En esta vida de anacoreta, especialmente en el Ramadán, se sentía arrebatado por una serie de sueños. éxtasis y tránsitos que incluso le hacían perder la conciencia. Cuentan los escritores musulmanes que en uno de estos tránsitos, se le aparecíó durante una apacible noche, denominada Al Kadar por los árabes, el ángel Gabriel que le reveló en un manto extendido, los primeros decretos del Corán.

    Influencias de otras religiones en el Islamismo

    Junto a las numerosas leyendas y tradiciones de los pueblos árabes interpretadas desde sus concepciones religiosas, que el Profeta hábilmente supo asimilar para su nueva fe, recibió también la influencia de las tradiciones judías escritas en la Torá, y en especial las sentencias jurídicas del Talmud. Hay que tener en cuenta que desde épocas lejanas el judaísmo se había introducido en Arabia, y muchos de sus ritos, ceremonias y tradiciones se integraron en las costumbres del país. Posteriormente, y en los inicios de la era cristiana, una nueva oleada de judíos se refugiaron en Arabia, huyendo de los ejércitos romanos que arrasaron Palestina y Jerusalén. Estos grupos judíos, adquirieron fértiles tierras, y se mezclaron con las tribus y los habitantes de las ciudades. Otra importante fuente de su conocimiento de la Biblia, procedía de un primo de su mujer, llamado Waraka, que fue su mentor y oráculo en los inicios de sus éxtasis y meditaciones, confirmándole en la veracidad de sus revelaciones. Waraka, aficionado a la astrología y a las lenguas, y que había profesado la fe judía y después la cristiana, fue el primero que tradujo al árabe algunas partes del Antiguo y del Nuevo Testamento

    También el cristianismo penetró en diversas comarcas árabes. S. Pablo escribe en Gálatas, que después de predicar a los gentiles "se fue a Arabia". No obstante, en el S. III, debido a las disensiones internas de la Iglesia Oriental, los diversos y prometedores grupos cristianos existentes en varios rincones y ciudades de Arabia, quedaron fragmentados en diversas sectas. Mahoma tuvo la posibilidad de obtener una amplia información del cristianismo a través de esta diversidad de sectas, especialmente la que recibió a través de los monjes nestorianos, a los que nos hemos referido con anterioridad.

    Haciendo un resumida clasificación de las influencias básicas en la doctrina del islamismo, se pueden destacar tres fuentes principales:

    a).- La influencia de las tradiciones, leyendas y costumbres, procedentes de las antiguas religiones, de los llamados "días de la ignorancia", ya que antes de la promulgación de la fe musulmana, los árabes ya hacían sus ayunos y plegarias, rezaban tres veces al día en dirección a La Caaba. y realizaban anualmente sus peregrinaciones. Estas tradiciones se fueron trasmitiendo a través de las diversas generaciones, que Mahoma supo recoger, con algunas modificaciones, en sus aleyas distribuidas por los distintos capítulos o azoras del Corán.

    b).- La influencia de la Torá o ley mosaica, especialmente el de las bellas tradiciones referentes a los salmos, a los ángeles y a los profetas. También tuvo una notable influencia en la doctrina islámica, todo el conjunto de leyes escritas en la codificación jurídica del Talmud, como es el caso de diversas sentencias relativas al matrimonio, al divorcio y la herencia; las relativas a la legislación civil y criminal, a las que hacen alusión a los sacrificios y rituales, etc. que son recogidas en el Corán y en la Sunna. Debido a estas influencias, muchos árabes que conocían la doctrina islámica a través de los judíos, quedaban sorprendidos por las semejanzas de sus doctrinas, incluso algunos pensaron que Mahoma podía ser el Mesías prometido, y esto les animaba a convertirse a su fe. No obstante, y a partir de su época de Medina, viendo Mahoma que los judíos no aceptaban su fe y que algunos se burlaban de sus doctrinas, aplicó duras persecuciones contra ellos.

    c).- La influencia de las Sagradas Escrituras que conoció, tanto por las traducciones que se hicieron al árabe, como por su relación con sectas cristianas que habitaban en algunas ciudades de Arabia. A lo largo de todo el Corán, aparecen distribuidas todo un conjunto de aleyas, en las que aparecen numerosas referencias a las obras de misericordia, a la limosna, a los ayunos, al perdón, las bienaventuranzas, el amor a los fieles, etc. que en ocasiones presentan notables semejanzas con los pasajes Evangélicos.

    El frecuente trato con los monjes nestorianos, como ya hemos apuntado, fue un factor decisivo de su conocimiento del cristianismo. Recordemos que el nestorianismo surgido en el S. V., debe su nombre a Nestor, que fue monje de Antioquía y después Obispo de Constantinopla. Sus doctrinas fueron condenadas en el Concilio de Efeso. Sostienen que hay dos personas en el Verbo encarnado, una divina y otra humana, y a consecuencia de ello, consideraban a la Virgen, no como madre de Dios, theotokos, si no sólo como madre de Cristo hombre, christotokos. Por otra parte eran radicales en su rechazo de todo tipo de imágenes y de su exhibición, incluso la cruz estaba sometida en ocasiones a estas prohibiciones. Esta prohibición sobre las imágenes, también es algo característico de la fe islámica.

    Por Lluís Pifarré

    Artículos Relacionados:
    Refrese a la página principal del Islamismo

    Regrese a la Página Principal

    Comentarios de los usuarios de ADF manejados por Disqus


    [Página Principal | En qué creemos | ¿Deseas ser salvo? | Galería | Defienda su Fe | Enlace o intercambie banners con nosotros
    | Preguntas a los Evolucionistas | Testimonios |
    Niños | Prédicas y Estudios del Doctor Ureña | Enlaces]

    ¿QUIERE BUSCAR UN ARTÍCULO, SERMÓN O VIDEO POR TEMA?
    (Gracia, Salvación, Pornografía, Pecado, Dinosaurios, Masturbación, Nephillim, Perdón, Cash Luna, sexualidad, etc.)
    HÁGALO AQUÍ...

    Sólo sitios recomendados por ADF