Ministerios Antes del Fin

¡Era hora de que la Iglesia de Jesucristo proporcionara respuestas!

Coloque acentos

¿Confundido por las profecías? 
Ver... 
¡Panorama profético!
La Verdad os hará libres

  • Material para la Familia

  • Obra misionera

  • Material para Niños

  • Creacionismo Científico

  • Preguntas y Respuestas

  • Diccionario Profético

  • Declaración de Fe

  • Nuestro Director

  • Lo Último en Profecía

  • ¡Diviértase un poco!

  • Preguntas frecuentes

  • Galería Fotográfica

  • ¡Contribuya!

  • Noticias proféticas

  • Sermones

  • Defienda su fe

  • Diccionario Teológico

  • Testimonios

  • ¿Desea ser salvo?

  • Contáctenos

  • Biblias en Españól

  • La Biblia Responde

  • Sexualidad

  • Multimedia

  • Todo sobre el Rapto

  • Misterios Revelados

  • Encuestas semanales

  • Caricaturas Editoriales

  • Sermones en MP3

  • Música MP3 para bajar

  • Sectas y Religiones

  • Cultos religiosos: Adventistas del 7mo. Día - Segunda Parte
    Autor: Lic. Dawlin A. Ureña
    (El Lic. Ureña es Pastor, y miembro de la Asociación Científica
    CRS - Creation Research Society)

    ¿Cómo puede ser que una jovencita de 15 años pueda convertirse en la líder de un movimiento religioso?

    Dentro de los seguidores de Miller, existían dos hombres que siguieron el ejemplo de su maestro y tuvieron visiones de parte de Dios. En Septiembre de 1844, Hazen Foss había recibido una visión de que el pueblo del advenimiento, con sus pruebas y persecuciones, estaba en camino hacia la Ciudad de Dios, la Nueva Jerusalén. Se le dijo que, si rehusaba transmitir el mensaje a otros, le sería dado al más débil de los hijos de Dios. Otro hombre llamado William E. Foy también había estado en contacto con el futuro, y había estado informando acerca de ello por escrito y en reuniones públicas desde algún momento en Enero de 1842. Elena había oído hablar a Foss en el Beethoven Hall en la ciudad natal de ella, Portland, Maine, cuando era niña.

    Elena era familia de Foy por su matrimonio con James y por supuesto, oyó acerca de las visiones Foss y de Foy.(Yo NUNCA había escuchado hablar de estos fulanos en mi vida!)

    Ahora el marco era perfecto, tanto para Elena como para Dios. Los dos hombres rehusaron promocionar las visiones, y a uno de ellos se le había dicho que Dios se las daría "al más débil de los débiles". ¿Y quién era más débil que Elena? A comienzos de 1842, sin tener siquiera quince años de edad, Elena tenía muchos problemas emocionales y físicos, según cuenta ella misma. En 1844, todavía tenía problemas. Su confusión emocional y física se agravó por el desengaño causado por el impulso de Miller hacia la eternidad. Con algunas dudas, a causa de su edad y su falta de experiencia, ella tomó la antorcha de las manos caídas de Foy y de Foss y se lanzó en su primera visión. Esta primera visón fue casi una copia al carbón de las visiones que Foy y Foss reclamaban que "Dios" les había dado, y era tan fiel al original que garantizaba el éxito futuro de uno de los casos más notables de "préstamos" literarios que el mundo jamás haya visto.

    Definición de Plagio y Plagiario:

    "El que roba los escritos ajenos y los hace pasar como propios... Apropiación o imitación del lenguaje, las ideas, y los pensamientos de otro autor, y su representación como si fueran la propia obra original de uno... El acto de robar obras literarias ajenas o introducir pasajes de escritos ajenos y hacerlos pasar como propios; ladrón literario." Diccionario de Webster.

    Por áspera que parezca, la definición caracterizaría a Elena a la edad de diecisiete años como una ladrona, y continuaría definiéndola en esos términos por el resto de su vida, con enorme ayuda y estímulo de otros. Parece un juicio muy severo. Muchos de los actuales defensores de Elena White han tratado de defenderla de esta situación proponiendo que quizás Dios tiene un modelo diferente para los profetas. Otros parecen quedar satisfechos con el pensamiento de que "todo el mundo lo hacía." Parece habérseles escapado que con esa clase de lógica, ni el cielo sería límite para la grosera conducta humana.

    Amigos lectores, si queda demostrado que un profeta no hace más que copiar las palabras de otros, quienes NUNCA reclamaron ser inspirados cuando escribieron lo que escribieron, entonces lo que el profeta escribió realmente no es inspirado, sino, además de un robo literario, una falsa y un grosero intento de guiar personas a creer que lo dicho por tal profeta es de Dios, por lo tanto, poniendo en juego los futuros de las almas eternas de cada uno de los que crean en la inspiración de tal profeta, en este caso y según el Diccionario Webster, no más que "un ladrón literario".

    Cuando yo escribo artículos como este y casi todos los demás que usted encontrará en este sitio de la Web, recurro al estudio de otros autores que antes que yo hayan escrito sobre lo que yo deseo escribir. Esto es típico en todo el que escribe. Hasta los científicos que aportan cosas nuevas a la ciencia, están siempre en busca de datos que confirmen o reten sus conclusiones. Pero todos los escritores debemos, por ley, mencionar el nombre de la obra, del autor y otras informaciones de donde estamos tomando material, texto, ideas, conceptos, etc. para elaborar nuestro trabajo. ¿Cómo debería sentirse un investigador que después de haberse pasado 12 años investigando para escribir un libro, alguien use todo su material sin darle el crédito que merece?

    A continuación presentaremos un cuadro donde se muestran párrafos escogidos de obras escritas por la Profetiza y otros libros de los cuales la Sra. Elena White debió haber copiado. Sin embargo, voy a dejar que sean nuestros inteligentes y difíciles de engañar lectores los que determinen si en verdad es posible que dada la similitud de las escrituras de Elena con otros autores, éstas hayan podido ser copiadas de las fuentes que presentaremos a su lado:

    El Espíritu de la Profecía, Tomo 2
    E. G. White 1877

    [343] Mientras duraba a Fiesta de los Tabernáculos, al pueblo se le requería que dejara sus casas y viviera en cabañas hechas de ramas verdes de pino o arrayán. Estas frondosas estructuras se erigían algunas veces sobre los techos de las casas, y en las calles, en los valles, y a lo largo de las laderas. Dispersas en todas direcciones, estos verdes campamentos presentaban un aspecto muy pintoresco. [344] La fiesta duraba una semana…

    Escenas nocturnas de la Biblia
    Daniel March 1868 - 1870

    [363] Por siete días consecutivos, Jerusalén estaba atestado de miles de fieles en Israel... Vivían en cabañas o tabernáculos de ramas verdes, construidas sobre los techos de las casas, en las calles y plazas públicas, en los patios del templo y de las casas privadas, y hacia arriba y hacia abajo en los valles y laderas más allá de los muros de la ciudad. Todo el Monte Sión... estaba tan espesamente sombreado por ramas verdes que a la distancia semejaba un bosque de palmas y pinos, de olivos y de mirtos. Siete días estaban consagrados....


    El Deseado de Todas las Gentes
    Elena G. White 1898
    [23] Así, Cristo levantó su tabernáculo en medio de nuestro campamento humano. Armó su tienda al lado de las tiendas de los hombres, para que pudiera morar entre nosotros, y familiarizarnos con su divino carácter y su vida.

    El gran maestro
    John Harris 1836, (1870 ea.)

    [90] Vino y levantó su tabernáculo en medio del campamento humano, armó su tienda al lado de las tiendas nuestras, para atestiguar la presencia de Dios, familiarizarnos con su carácter, y hacernos sensibles a su amor.


    El Deseado de Todas las Gentes
    Elena G. White 1898

    [83] Sería bueno que pasáramos una hora cada día contemplando pensativos la vida de Cristo. Deberíamos considerarla punto por punto, y dejar que la imaginación capte cada escena, especialmente las finales. Al detenernos en su gran sacrificio por nosotros, nuestra confianza en Él será más constante, nuestro amor será estimulado, y estaremos más profundamente imbuidos de su espíritu.

    Caminos y hogares de Jesús
    Daniel March 1856

    [313] Sin embargo, nos haría mucho bien pasar revista, con frecuencia y solemnemente, a las escenas finales de la vida terrenal del Salvador.... Aprenderemos muchas saludables lecciones recordando y pasando una hora pensativos en un esfuerzo por fortalecer nuestra fe y estimular nuestro amor al pie de la cruz.


    El Deseado de Todas las Gentes
    Elena G. White 1898

    [142] "De cierto, de cierto os digo: De aquí en adelante veréis el cielo abierto, y a los ángeles de Dios que suben y descienden sobre el Hijo del Hombre." Aquí Cristo dice virtualmente: En la orilla del Jordán, los cielos se abrieron, y el Espíritu descendió como paloma sobre mí. Esa escena no era sino una señal de que yo soy el Hijo de Dios. Si vosotros creéis en mí como tal, vuestra fe arderá más intensamente. Veréis que los cielos están abiertos, y que nunca se han de cerrar. Yo los he abierto para ustedes. Los ángeles de Dios están ascendiendo y descendiendo, trayendo bendiciones y esperanza, valor, ayuda, y vida, a los hijos de los hombres... [143] Al tomar sobre sí la humanidad, nuestro Salvador une sus intereses a los de los caídos hijos e hijas de Adán, mientras que por medio de su divinidad Él se ase del trono de Dios. Y así Cristo es el medio de comunicación entre los hombres y Dios, y entre Dios y los hombres.
    143 Acab obedeció a [Elías] enseguida, como si el profeta fuera un monarca, y el rey un súbdito. Se enviaron rápidos mensajeros por todo el reino con la convocatoria para reunirse con Elías y los profetas de Baal y Astarté. En cada pueblo y cada aldea, la gente se preparó para reunirse... 144 En la cumbre de uno de los más altos montes ... estaba el altar quebrado de Jehová... Los profetas de Jezabel marchan en imponente orden. Con real pompa, el rey aparece y ocupa su lugar....
    165 El apóstol Pablo ha testificado: "Y me dijo: Bástate mi gracia, porque mi poder se perfecciona en la debilidad."

    La vida de Cristo
    William Hanna 1863

    [108] "De cierto, de cierto os digo: De aquí en adelante, o más bien desde este momento en adelante, veréis el cielo abierto, y a los ángeles de Dios que suben y descienden sobre el Hijo del Hombre. en las orillas del río, los cielos se abrieron por un momento sobre mi cabeza, y se vio al Espíritu viniendo sobre mí como paloma. Esa no era sino una señal. Creed lo que esa señal se proponía confirmar; creed en mí como el Cordero de Dios, el Salvador del mundo, el que bautiza con el Espíritu Santo, y el ojo de vuestra fe será estimulado, y veréis esos cielos abiertos continuamente sobre mi cabeza - abiertos por mí para vosotros; y a los ángeles de Dios - todos los seres y todas las cosas que llevan a cabo el bendito ministerio de reconciliación entre la tierra y el cielo... ascendiendo y descendiendo sobre el Hijo del Hombre.... Me veréis en esa escalera de toda graciosa comunicación entre la tierra y el cielo, mi humanidad fijando firmemente en la tierra un extremo de esa escalera perdida en medio de los esplendores del trono."
    208 Acab... está tan maravillado... por la presencia del profeta que sólo le obedece enseguida... como si Elías fuera rey y Acab fuera súbdito y esclavo. Se envían rápidos correos por todo el reino con la convocatoria, y cada pueblo y cada aldea y cada familia gustosamente envía su representante a la gran asamblea... 209 Se levantan nubes de polvo ... mientras las largas filas ... convergen hacia las boscosas alturas del Carmelo. Los ochocientos cincuenta profetas de Baal y Astarté de Jezabel marchan como un solo cuerpo desde su gran templo... El carruaje de Acab pasa rápidamente...
    165 El apóstol Pablo ha testificado: "Y me dijo: Bástate mi gracia, porque mi poder se perfecciona en la debilidad."


    El misterio de la sanidad
    Elena G. White 1905

    471 El alfarero toma la arcilla, y la moldea de acuerdo a su voluntad. La amasa y la trabaja. La despedaza, y une los pedazos otra vez. La humedece, y luego la seca. La deja estar por un rato sin tocarla. Cuando está perfectamente dúctil, continúa el trabajo de convertirla en un vaso. Le da forma, y en la rueda la configura y la pule. La seca al sol, y la hornea en el horno. Así se convierte en un vaso apto para ser usado.

    El secreto del cristiano para una vida feliz
    Hanna W. Smith, 1883 (8a. ed., 1971).

    24 El alfarero toma la arcilla así dejada para que él la trabaje, y comienza a moldearla y a darle forma, según su voluntad. La amasa y la trabaja; la despedaza y une los pedazos otra vez; la humedece, y luego la deja secar. Algunas veces, la trabaja por horas de una sola vez; algunas veces la hace a un lado por días, sin tocarla; ...La hace girar sobre la rueda, la alisa y la suaviza, y la seca al sol, la hornea en el horno, y finalmente la saca de su taller, un vaso para su honra y apto para su uso.


    Mensaje a los jóvenes
    Elena G. White 1930

    103 ¿Ha observado Ud. alguna vez un halcón persiguiendo a una tímida paloma? El instinto le ha enseñado a la paloma que, para que el halcón pueda atrapar a su presa, debe volar más alto que su víctima. Así que ella sube más y más alto en el domo azul del cielo, siempre perseguida por el halcón, que trata de obtener la ventaja. Pero es en vano. La paloma está a salvo entretanto que no permita que nada la detenga en su vuelo, o la haga bajar a la tierra; pero que titubee una vez y vuele más bajo, y su vigilante enemigo se abatirá sobre su víctima. Una y otra vez, hemos observado esta escena con interés casi sin aliento, todas nuestras simpatías con la pequeña paloma. ¡Cuán tristes nos pondría verla caer víctima del cruel halcón!

    La casa de nuestro padre
    Daniel March 1871

    255 He visto al ave de presa en persecución de una tímida paloma. La paloma sabía que el halcón, al efectuar su ataque, debe abatirse desde un altura mayor. Así que la indefensa criatura subió, en círculo tras círculo, más y más alto, hacia el cielo. Sobre las colinas y sobre las montañas... tratando en vano de alcanzar una altura mayor desde la cual abalanzarse, como un rayo, y atrapar a su presa. Pero la paloma estaba a salvo entretanto que continuara volando a gran altura. No tenía nada qué temer de las garras de su rapaz enemigo mientras no permitiera que nada la hiciera bajar a tierra. Pero una vez que dejara de subir, su vigilante enemigo pronto alcanzaría una mayor altura, y desde allí dispararse con mortal puntería para destruirla.


    Mensajes seleccionados, Vol. I
    Elena G. White 1958

    19 Las mentes humanas varían. Las mentes de diferente educación y pensamiento reciben diferentes impresiones de las mismas palabras, y es difícil para una mente dar a alguien de diferente temperamento, educación, y hábitos de pensamiento, mediante el lenguaje, exactamente la misma idea que la que es clara en su propia mente...
    19 Las Escrituras fueron dadas a los hombres, no en una cadena continua de ininterrumpidas declaraciones, sino trozo a trozo a través de sucesivas generaciones, según Dios en su providencia vio una adecuada oportunidad para impresionar al hombre en varios tiempos y lugares...
    21 No son las palabras de la Biblia las que son inspiradas, sino que son los hombres los que fueron inspirados. La inspiración actúa, no sobre las palabras del hombre o sus expresiones, sino sobre el hombre mismo.

    Origen e Historia de los Libros de la Biblia
    Calvin E. Stowe 1868

    17 Las mentes humanas son diferentes en las impresiones que reciben de la misma palabra; y ... un hombre rara vez da a otro, de diferente temperamento, educación, y hábitos de pensamiento exactamente la misma idea...
    13 Las Escrituras fueron dadas a los hombres poco a poco, a través de muchas épocas, según Dios vio la correcta oportunidad - en varios tiempos y de varias maneras ...
    19 No son las palabras de la Biblia las que fueron inspiradas, no son los pensamientos de la Biblia los que fueron inspirados; son los hombres que escribieron la Biblia los que fueron inspirados. La inspiración actúa, no sobre las palabras del hombre, no sobre los pensamientos del hombre, sino sobre el hombre mismo.

    Por razones de espacio no colocamos aquí más de 1800 párrafos que podemos citar en los cuales queda evidenciado la grocera intención plagista de la Sra. White.

    De acuerdo con The Adventist Review en el otoño de 1980:
    "Después de un cuidadoso estudio de la información, [el Comité de Glendale de Enero 28-29, 1980] llegó a la conclusión de que el uso de fuentes de otros autores por parte de Elena White había sido más extenso de lo que habíamos pensado, y recomendó que un erudito formado en análisis literario se encargara de llevar a cabo un estudio concienzudo de El Deseado de Todas las Gentes. Esta sugerencia fue adoptada por la Conferencia General. El Dr. Fred Veltman, un erudito del Nuevo Testamento de la facultad del Pacific Union College, ya está ocupado a tiempo completo en el proyecto, que se espera que le tome como dos años." Después de examinar el material acerca de la controversia sobre Elena White que tenía disponible, Veltman escribió una crítica detallada para el Comité Consultivo Ejecutivo del Presidente en Washington. En ese informe, decía, citando a aquel mismo Raymond Cottrell:

    Decir que "yo vi" y expresiones similares se refieren al conocimiento y no a los orígenes celestiales del contenido de las visiones es pedirle a la gente que deje de creer lo que se le ha enseñado durante toda su vida. La obvia lectura de la expresión en su contexto lo haría a uno entender que las visiones tienen una fuente celestial. Esta explicación obliga a la gente a llegar a la conclusión de no se puede asumir la integridad de Elega G. de White…

    Edward Heppenstall, por largo tiempo teólogo Adventista, también nos dice:
    El material referente al plagio cometido por Elena tendrá un efecto devastador sobre la membresía de la iglesia. Muchas de las respuestas que se ofrecen ahora no son realmente satisfactorias para aquéllos que han examinado la información. Hasta Desmond Ford, el famoso teólogo adventista australiano, hace un devastador resumen: Uno no puede estar de acuerdo con las posiciones tomadas o sostenidas por la iglesia en el sentido de que los escritos de EGW son una extensión del canon bíblico, que tienen autoridad en cuanto a las doctrinas de la iglesia, y que son infalibles.

         

    El famoso teólogo Veltman mismo llega a las siguientes conclusiones: La mayoría de las respuestas que el vocero de la iglesia proporciona cuando se plantean las preguntas (sobre el plagio) no son adecuadas. Además, la credibilidad de los dirigentes de la iglesia disminuye con cada nueva publicación. La iglesia es constantemente tomada por sorpresa y puesta a la defensiva. Y cada punto que la iglesia admite es "un tanto" en contra. No se quiere que otra generación pase por la agonía personal de la desilusión que estamos experimentando. Esto no es negociable…, y es difícil criticar nuestra convicción en vista de la evidencia y la historia del problema en la iglesia. Paréntesis míos. DAU.

    ¿Qué dice la misma Elena para defenderse de estas acusaciones?
    "Sé que la luz que he recibido viene de Dios, no me la enseñó hombre alguno… No leí ninguna obra sobre la salud sino después de haber escrito Spiritual Gifts …(admite haber leído) Mis visiones fueron escritas independientemente de los libros o las opiniones de otros"

    En otra ocasión Elena dijo: "Aunque yo dependo del Espíritu del Señor tanto para escribir mis visiones como para recibirlas, las palabras que empleo para describir lo que he visto son mías"

    Y poniéndose a sí misma y poniendo a sus escritos a un nivel más y más elevado, dijo en 1882: "Si ustedes disminuyen la confianza del pueblo de Dios en los testimonios que Él les ha enviado a través de mi, se están rebelando contra Dios tan ciertamente como lo hicieron Coré, Datán, y Abiram"

    Hubo una ocacion en que el hijo de la señora White, Willie White, en una carta fechada noviembre de 1912 confiesa algo asombroso con respecto a su conocimiento de la forma inescrupulosa en la que su madre copiaba sus "revelaciones" de otros autores sin el más mínimo remordimiento:

    "Algunas veces, cuando madre escribía los capítulos de La Gran Controversia (The Great Controversy), ella hacía una descripción parcial de un importante evento histórico, y cuando la copista que preparaba los manuscritos para la imprenta le preguntaba acerca de tiempo y lugar, Madre decía que esas cosas eran registradas por historiadores concienzudos (de los que ella había copiado), y que se insertaran las fechas usadas por esos historiadores. Otras veces, al escribir lo que se le había presentado (alegadamente en alguna de sus revelaciones), "Madre encontraba en los libros de nuestro estante descripciones tan perfectas de eventos y presentaciones de hechos y doctrinas" (de las que le habían sido inspiradas) que copiaba las palabras (literalmente) de estas autoridades" (paréntesis agregados, DAU)

    La mala constumbre de plagiar material literario parace que corría en la sangre de los White. Hasta el hijo de Elena White, Willie White, había hecho cambios en el manuscrito de los Testimonios a las Iglesias. ¿Cómo es posible que alguien que no tenga autoridad para cambiar sus escritos lo pueda hacer de algún modo? ¿Hasta qué punto y exactamente de qué modo son los Testimonios editados después de que han salido de su pluma, antes de cristalizar en material impreso? ¿También fue Willie White inspirado por Dios cuando hacía cambios a los escritos de su madre? Por cuestión de espacio no voy a transcribir textos de documentos por escrito en los que Willie confieza haber alterado o agregado a profecías y escrituras alegadamente inspiradas a espaldas de su madre antes de que dicha obra (s) fueran publicadas. Para cerrar…

    El Dr. Sadler, jefe del Manicomio y Hospital Bethany, anteriormente profesor en una escuela de medicina de postgrado en Chicago, y autor de varios libros - escribió lo siguiente en cuanto a algunos casos similares a los de la Sra. White:

    "Casi todas estas víctimas de trances y catalepsia nerviosa, tarde o temprano llegan a creerse mensajeros de Dios y profetas del cielo; y sin duda la mayoría de ellos son sinceros en su creencia. No entendiendo ni la fisiología ni la psicología de su dolencia, sinceramente llegan a considerar sus peculiares experiencias mentales como algo sobrenatural, mientras sus seguidores creen ciegamente cualquier cosa que ellos enseñan a causa del supuesto carácter divino de esas así llamadas revelaciones".

    Con la ayuda de John Milton, Alfred Edersheim, Frederic W. Farrar, Friedrich W. Krummacher, y una "fuente aparentemente inagotable de libros de donde copiar material", la protagonista del adventismo, Elena (y su dios) produjeron un cuerpo de trabajo que habría de permanecer como la piedra angular de los Adventistas hasta hoy día.

    Aquí solo copiamos los títulos de cada uno de los libros de los autores. Por supuesto, si es que se le puede llamar autora a Elena.

    Conclusión

    (del libro del ex-pastor adventista Walter Rea transcrito literalmente)

    "La historia de Cristo no termina en la cruz. Continúa hasta la resurrección y la nueva vida. Da significado a nuestra vida diaria actual y una nueva esperanza más allá de la tumba. Para el individuo y las instituciones por igual, son las Buenas Nuevas - no para el futuro solamente, sino también para el aquí y el ahora.

    Si Dios tenía un plan para la vida de Elena White, es el mismo plan que tiene para todos nosotros - que durante nuestra existencia nosotros mismos seamos recipientes para el Evangelio, experimentemos un nuevo comienzo en Cristo Jesús, y que podamos ser instrumentos en favor de otros. Ésta fue la verdadera inspiración y revelación de Dios para Elena.

    Es una historia fascinante el que la Iglesia Adventista obtuviera su inicio y su énfasis en la creencia en la Segunda Venida, una creencia traída, con sus proponentes, del movimiento Milerita. Pero, de la misma manera, el Adventismo murió con esa misma doctrina. Sin la culminación del Advenimiento que habían predicho, los Adventistas se volvieron hacia dentro de sí mismos y se concentraron en demostrar que tenían razón. En vez de poner por delante un nuevo nacimiento de la conciencia espiritual para su diario vivir en la actualidad, pusieron por delante a Elena White como un velo entre ellos mismos y Dios, entre ellos mismos y una experiencia renovadora.

    Entre los tiempos del Antiguo Testamento y los tiempos del Nuevo Testamento se levantaba la cruz. El velo que ocultaba la cruz a los ojos y los corazones de la nación judía era su sistema de sacrificios, exacciones, y obras, tales como dietas y el sábado. Su sistema los mantenía con las espaldas encorvadas y las cabezas inclinadas, así que no podían mirar hacia arriba, a Dios y a su Hijo. Su sistema de leyes, reglamentos, teorías, y máximas había esclavizado el cuerpo, la mente, y el alma. Sus dirigentes eran más importantes que la verdad del Evangelio de Cristo. Mientras los sacerdotes del sistema se aferraban a su padre Abraham, le negaban al pueblo el acceso al verdadero Padre de la Humanidad. Un sistema llega a su etapa de caducidad cuando interpone un velo de salvación por obras, a través de algún intermediario, entre el hombre necesitado y un Dios que espera. Ese velo les impide una comunicación directa.

    Así habría de ser con la Iglesia Adventista también. Cristo no vino en 1844. Pero el grupo que lo esperaba no pudo resignarse a confesar su error, el principio de todos los principios. A las equivocaciones se les llamó "errores de cálculo." Al extremismo se le llamó celo. Los escritos de Elena White se convirtieron en "la palabra de Dios." Así, Elena se convirtió en el velo que ocultó a Cristo a los ojos del pueblo. Si los administradores, los teólogos, los supervendedores de su sistema hubiesen pasado más allá del velo que ellos mismos habían creado, Elena G. White, seguramente habrían encontrado al Cristo que profesaban estar buscando.

    No fue la creencia en el Cristo objetivo histórico (que no vino en 1844) lo que habría de destruir la efectividad de ellos. Fue la no-aceptación del Cristo subjetivo en el modo de vivir lo que ellos desperdiciaron. La ironía del movimiento adventista parece ser que, al usar a Elena White para realinear la historia y dar al futuro una vívida imaginación, los dirigentes mataron, para la mayoría de sus miembros, al Cristo del presente.

    En tiempos pasados, Dios rasgó el velo del antiguo servicio y abolió el sistema entero de sacrificios. Esa rasgadura pronto fue reparada por los sacerdotes para poder continuar controlando al pueblo que representaban. El humo de sus sacrificios continuó subiendo, lenta y tristemente, hacia el cielo. De acuerdo con un escritor: Subía en vano. Y el sumo sacerdote todavía entraba al lugar santísimo cada año y rociaba la sangre sobre el propiciatorio. Y sin embargo, esa sangre apelaba a Dios en vano. Porque "Cristo, nuestra Pascua, ya fue sacrificada por nosotros." (I Cor. 5:7). Por fin, Dios, con ira justa, borró el sistema de imitación entero, con la destrucción de Jerusalén por Tito, cuando el templo fue quemado y los sacrificios judíos fueron abandonados para siempre.

    Uno puede esperar que los administradores y los supervendedores del sistema Adventista del Séptimo Día todavía pueden aprender una lección del pasado - que estén dispuestos a unirse al pueblo verdaderamente cristiano y pasar juntos más allá del velo de Elena G. White. Si tienen el valor de hacer esto, todavía pueden encontrar al Cristo que eludió a los Mileritas y cuya demora tanto atormentó a los primeros creyentes Adventistas. Pero, para hacer esto, deben darse cuenta de que…

    El propósito y la única meta sobresaliente de Satanás es derrotar el plan y el propósito de Dios para la salvación del hombre. Satanás está completamente familiarizado con el hecho de que el único remedio para el pecado es la obra expiatoria de Cristo, y es consciente del hecho de que, no importa cuán hermoso pueda ser un sistema religioso, es absolutamente inútil como poder salvador si la obra expiatoria de Cristo es eliminada de su enseñanza. Por lo tanto, su plan para engañar a la gente es presentarles religiones que reconozcan a Dios, exhorten al hombre a ser bueno, amable, y dulce, y asocien esas creencias a ceremonias que apelen a la imaginación, pero que no sirven de nada a causa del descuido y la ausencia de un reconocimiento de Cristo Jesús, el Salvador, y su obra redentora en el Calvario.

    Elena White misma no ponía su fe en una religión moral que consistía de reglas y reglamentos, condescendencias, y ajustes a las costumbres. En su antología Lecciones Objetivas de Cristo (Christ´s Object Lessons), ella dijo:

    Muchos de los que se llaman a sí mismos cristianos son meros moralistas humanos. Han rehusado el único don que puede capacitarles para honrar a Cristo representándolo ante el mundo...

    Esta túnica, tejida en el telar del cielo, no tiene ni un sólo hilo de hechura humana. Cristo, en su humanidad, desarrolló un carácter perfecto, y ofrece impartirnos ese carácter. "Todas nuestras justicias son como trapo de inmundicia." Isa. 64:6. 4

    Si en verdad la iglesia puede volverse del cultismo (descentrar la autoridad de sobre Elena White) y si todos, miembros y dirigentes por igual, pueden hacer de Cristo su centro, del Hijo de Dios su dirigente, puede tener lugar un cambio radical en el énfasis. Entonces Cristo podría ser visto adecuadamente en las vidas y en las enseñanzas de los Adventistas. Si no, entonces el Adventismo habrá dado una respuesta negativa a la pregunta que William Irvine hizo hace como sesenta años:

    Todas las vestimentas y atavíos del ceremonialismo, todo lo que gratifica en una religión sensual, todas estas cosas son obstáculos fabricados por el hombre, que tienden a distraer al adorador y apartarlo de Aquél a quien se adora, y de esta manera estorbar aquella comunión libre y espiritual del creyente más humilde con Dios mismo, a la cual somos invitados aquí por el Espíritu. ¿No deberíamos "obedecer a Dios antes que a los hombres?" (Hechos 5:29). 6

    FUENTES CONSULTADAS PARA LA PREPARACIÓN DE ESTE ARTÍCULO
    1. Elena G. White, Life Sketches of Elena G. White (Mountain View: Pacific Press Publishing Association, 1915), p. 17.
    2. EGW, La Experiencia cristiana y las enseñanzas (Christian Experience and Teachings). Mountain View: PPPA, 1922, pp. 13-15.
    3. EGW, Spiritual Gifts, 4 tomos (Battle Creek: SDA Publishing Association, 1858-1860-1864)? tomo 3, p. 64.
    4. El paraiso perdido, de Milton..
    5. EGW, El espíritu de profecía. La gran controversia entre Cristo y Satanás, 4 tomos. (Battle Creek: SDA Publishing Association, 1870-1877-1878-1884), tomo 4, p. 535.
    6. Elizabeth Burgeson, "Un estudio comparativo de la caída del hombre según John Milton y Elena G. White" (Tesis de maestría, Pacific Union College).
    7. Ingemar Linden, The Last Trump (Frankfurt am Main: Peter Lang, 1978).
    8. Jonathan M. Butler, "El mundo de Elena G. De White y el fin del mundo" Spectrum 10, no. 2 (Agosto 1979): 2-13.
    9. EGW, El espíritu de profecía, tomo 4, p. 535.
    10. L. Richard Conradi, Los fundadores de la denominación de los Adventistas (NJ: The American Sabbath Tract Society, 1939).
    11. Robert D. Brinsmead, Juzgados por el Evangelio. Desmond Ford, Daniel 8:14, El Juicio Investigativo, Geoffrey J. Paxton, Remeneando la mata del adventismo. Ver el capítulo 28 de La gran controversia entre Cristo y Satanás, "El juicio Investigativo" y el capítulo 41, "Desolación de la tierra." Estudios recientes muestran que gran parte de los capítulos de La gran controversia entre Cristo y Satanás fueron inescrupulosamente copiados de los escritos de Uriah Smith.
    12. EGW, Testimonies for the Church, 9 tomos (Mountain View: PPPA, 1885, 1909), tomo 1, pp. 9-16 ,25.
    13. Francis D. Nichol, Ed., Comentarios sobre el Adventismo del Séptimo Día, 7 tomos. (Washington: RHPA, 1953-57), tomo 4, s.v.
    14. EGW Testimonios para la Iglesia, 9 tomos. (Washington: RHPA, 1885-1909).
    15. Libro de Jasher; mencionado en Josué y Segunda de Samuel (New York: M. M. Noah & A. S. Gould, 1840; reimpreso: Mokelumne Hill, CA 95245: Health Research, 1966).
    16. George A. Irwin, "La Marca de la Bestia" folleto (Washington: RHPA, 1911). Irwin fue presidente de la Conferencia General de los Adventistas del Séptimo Día 1899-1901.
    17. De Uriah Smith para D. M. Canright, 11 de Marzo de 1883.
    18. "La Conferencia Bíblica de 1919," Spectrum 10, no. 1 (Mayo de 1979): 23-57.
    19. [Los Adventistas del Séptimo Día], Su Doctrina (Washington: RHPA, 1957), pp. 7-10, 89-91.
    20. Creencias Fundamentales de los Adventistas del Séptimo Día - Revisiones del Manual de Iglesia]. Advent Review, Mayo 1, 1980, p. 23. Nota:

    Casi todas las informaciones para la preparación de este artículo fueron tomadas siguiendo las directrices trazadas por el ex-pastor adventista Walter T. Rea en su libro La Mentira Blanca (The White Lie ). En numerosas ocasiones simplemente transcribimos el texto de su libro, ¡no lo robamos!, ya que reconocemos en varias ocasiones que él Walter Rea, es el autor. Además, Walter graciosamente ha colocado su obra gratuitamente en el Internet para que todo el que desee enterarse de la Farsa de que él se enteró pueda hacerlo.

    Visitar El sitio de Elena G. de White para una copia completa de este libro y más información al respecto.

    Pastor Dawlin A. Ureña
    Cambita, S.C., República Dominicana

    Artículos Relacionados:

    Regrese a la Página Principal

    Comentarios de los usuarios de ADF manejados por Disqus


    [Página Principal | En qué creemos | ¿Deseas ser salvo? | Galería | Defienda su Fe | Enlace o intercambie banners con nosotros
    | Preguntas a los Evolucionistas | Testimonios |
    Niños | Campo misionero | Enlaces]